¿A Que se Une la Partícula Espiritual Dirigente de una Célula?

En temas anteriores hemos presentado un modelo coherente para entender la existencia simultánea pero aparentemente separada entre materia y espíritu. Con el modelo de las dimensiones vibracionales no solo hemos creado un modelo para entender por qué materia y espíritu existen en realidades separadas, sino también para entender como partículas espirituales de la dimensión espiritual terminan existiendo en la dimensión material para dar origen a la materia y el universo.

Vale aclarar nuevamente que estos son solo modelos hipotéticos de carácter científico que buscan explicar los hechos, pero que siempre están abiertos a correcciones o reemplazo por mejores modelos cuando estos aparezcan. Por ahora este modelo funciona bien y por lo tanto lo seguiremos utilizando para intentar explicar y entender el fenómeno espiritual.

Continuando con este modelo surge una pregunta clave que se relaciona con este y tiene que ver con la Partícula Espiritual Dirigente (PED) encarnada en la célula. La ciencia espiritual admite que tanto los organismos (animales, plantas etc.) como las células poseen un Elemento Espiritual encarnado. Obviamente nos intriga mucho saber como el espíritu (caso de los humanos) se une al cerebro, algo que debe ser sumamente complejo, sin embargo tal vez si intentáramos responder a la misma pregunta en una estructura más básica como la célula, logremos de paso aprender un poco más del mecanismo que nos une a nosotros mismos a nuestro cuerpo.

Sabemos que toda célula viva posee una Partícula Espiritual Dirigente unida a su núcleo y que tal unión sucede gracias a la intermediación de un filamento fluídico o cordón fluídico que sale de la Partícula Espiritual Dirigente y se ancla o une al núcleo celular que controla todas las funciones de la célula. En el núcleo celular es donde se encuentran los genes y son los genes los que determinan la forma y función de todas las células y del cuerpo en general.

Puesto que existe un intercambio constante de información entre la célula (estructura material) y la Partícula Espiritual Dirigente (componente espiritual) entonces es válido afirmar que constantemente está sucediendo un intercambio de información entre la dimensión material y la espiritual. Es igual que sucede con un espíritu. Cuando una persona piensa, el que piensa es el espíritu, no el cuerpo, y si ese espíritu decide, por ejemplo, levantarse y caminar, esa decisión que nace en un ambiente puramente espiritual en algún momento pasa a la material para convertirse en una señal nerviosa que activa los músculos necesarios para levantar el cuerpo y hacerlo andar.

Igualmente, cuando por ejemplo, cuando los ojos observan que un vehículo se aproxima a gran velocidad con riesgo de atropellarlo, esa información es enviada por los ojos al cerebro donde de alguna forma es transferida a la dimensión espiritual para que el espíritu se entere y decida qué hacer, como por ejemplo, correr. Así que de nuevo, es claro que en la encarnación hay un flujo constante de información entre la dimensión material y espiritual. Así que si queremos llegar a descubrir el mecanismo a través del cual la información fluye entre ambas dimensiones, entonces debemos empezar por entender los mecanismos a través de los cuales los elementos espirituales se unen a los elementos materiales durante la encarnación.

Esto nos lleva de nuevo a la pregunta inicial ¿A que se une la Partícula Espiritual Dirigente de una célula? Hagamos este análisis lo más didácticamente posible.

La Partícula Espiritual Dirigente se une al núcleo celular. Podemos imaginarlo como un cordón o filamento fluídico que sale de la partícula y se adhiere a algo específico en el núcleo. Allí establece una unión permanente mientras la célula esté viva, sin embargo si la célula muere, el núcleo se desintegra y la partícula se libera. Pero ¿A qué parte del núcleo celular se une la partícula? En el núcleo celular existen muchos elementos, entre ellos la cromatina y los nucléolos. Pues bien, puesto que sabemos que en la cromatina están los genes que regulan todas las funciones celulares, lo más lógico es pensar que la Partícula Espiritual Dirigente de la célula se une a la cromatina.

Este ya es un avance, podemos entonces decir que la Partícula Espiritual Dirigente de célula se une a la cromatina del núcleo, pero ¿A que parte de la cromatina? La cromatina es una estructura compleja hecha de proteínas y ADN, donde el ADN es una cadena de genes responsables de las funciones celulares. Los genes son los que emiten las señales químicas para que una célula funcione y adquiera su forma. Así que de nuevo podemos concluir que la Partícula Espiritual Dirigente de la célula debe unirse específicamente a los genes del núcleo.

Imaginemos esa unión, debe haber algo físico a lo cual se pueda unir esa partícula espiritual pero ¿A qué exactamente? Veamos de qué están hechos los genes.

Todos los genes están hechos de forma similar, son cadenas químicas de algo llamado nucleótidos hechos de moléculas cuyos constituyentes básicos son átomos, así que si a algo se va a unir ese filamento fluídico es a los átomos de esas moléculas.

Sin embargo, este extraño juego de buscar ese punto de unión directa de lo espiritual a lo material no acaba aquí. El átomo esta hecho de protones y neutrones en su núcleo más electrones en su zona exterior, donde protones y neutrones hacen más del 99% de su masa. Así que es de esperar que tal unión sea al núcleo atómico, es decir a sus protones y neutrones.

Sin embargo si quisiéramos tocar algo físico en un protón o neutrón descubriríamos que estos también están hechos de algo más pequeño llamado quarks, tanto protones como neutrones están hechos de 3 quarks.

Finalmente hemos llegado al constituyente primario de la materia y lo único a lo cual se podría unir una Partícula Espiritual Dirigente. Todo el universo esta hecho de eso, de quarks, y otras partículas similares. A todas estas partículas materiales que no parecen estar hechas de nada más las llamamos Partículas Materiales Fundamentales. Si el universo fuera un gran juego de Legos los quarks serian las fichas del Lego. Son los ladrillos de los que está hecho todo lo que existe físicamente. Los quarks no están hechos de nada mas (o al menos eso se cree) y por lo tanto nuestra búsqueda por responder a que se une la Partícula Espiritual Dirigente de una célula, nos ha llevado finalmente a lo único solido que posee la materia, las Partículas Materiales Fundamentales.

Entonces a la pregunta ¿A que se une la Partícula Espiritual Dirigente de una célula? La repuesta necesariamente debe ser que tal unión se da a las Partículas Materiales Fundamentales de los átomos que constituyen los genes del núcleo celular.

Finalmente podemos afirmar (temporalmente) que la partícula espiritual de una célula se une a los quarks del núcleo, pero esto es grande, porque ya habíamos afirmado antes que materia y espíritu están en dimensiones vibracionales separadas que no se tocan ni se interfieren, así que ¿Cómo puede una partícula espiritual unirse a algo material? Eso viola la separación físico-espiritual. ¿Existe un modelo o podemos crear uno para explicar eso? Tal vez si lo hacemos logremos al mismo tiempo entender como un espíritu puede unirse a un cuerpo para vivir una experiencia de encarnado. Ese será tema para más adelante.

Author: ISRSP

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *