Todos nuestros espíritus reencarnan o no todos?

Todos nuestros espíritus reencarnan o no todos?

Permíteme primero que todo hacerte una corrección a tu pregunta. No somos seres humanos con espíritu; somos espíritus habitando cuerpos humanos. Es común escuchar a la gente hablar de su espíritu y de que pasara con este cuando muera. Pero la realidad es que quien habla, quien piensa, quien se expresa, decide, analiza y actúa es el espíritu mismo a través del cuerpo.
No son dos seres conscientes, por decir, un ser el cuerpo y otro el alma. Solo hay un ser consciente e inteligente y este es el espíritu. El cuerpo es solo el vehículo de su expresión física.
Corregido esto vamos a la pregunta de si todos los espíritus que existen deben pasar por la prueba de la encarnación. La respuesta corta es No.
Entendamos primero por qué encarnamos.
Encarnamos como resultado de la existencia de la materia, su organización por efecto de la evolución en estructuras de complejidad creciente (como el cuerpo humano), y el poderoso efecto atractivo que esa materia y otros componentes espirituales ya encarnados en el cuerpo ejercen sobre los espíritus no encarnados.

Aclaremos esto.

No solo existen espíritus unidades, es decir espíritus completos como tú y yo. Sabemos pro las investigaciones mediumnímicas realizadas por la ECB que en la dimensión espiritual a donde fueron a parar los espíritus que perdieron su armonía original, se crearon divisiones tan profundas entre grupos de espíritus que estos eventualmente entraron en confrontación directa donde cantidades incalculables de ellos se fragmentaron en lo que llamamos PARTICUALS ESPIRITUALES (PEs).

Una PE no es más que una fracción de un espíritu original, pero con atributos y estados de conciencia disminuidos. Es decir, que entre más pequeña sea la fracción de un espíritu posee menos proporción de atributos y estos están más disociados, y al mismo tiempo posee menos conciencia de sí misma.

Pues bien, cuando la materia del universo comenzó a organizarse por efecto de la evolución en estructuras de complejidad creciente (átomos, moléculas, células, etc.) estas a su vez crearon las condiciones para acercar y encarnar a esas PEs. Es decir que todo átomo, molécula y célula no solo posee componentes físicos sino también posee componentes espirituales encarnados. A estos es a los que nos referimos más arriba cuando decimos que la encarnación ocurre por “…el poderoso efecto atractivo que esa materia y otros componentes espirituales ya encarnados en el cuerpo ejercen sobre los espíritus no encarnados “.

Es decir que, reforzando lo ya dicho, los espíritus encarnan porque son atraídos inevitablemente por la materia y sus componentes espirituales.

La siguiente pregunta es ¿Cómo y por qué son atraídos los espíritus para encarnar? Son atraídos por su afinidad vibracional con la materia y las PEs encarnadas en la materia. Es decir que no cualquier espíritu encarna en cualquier cuerpo; el espíritu encarna en aquellos cuerpos donde sus componentes físicos y espirituales son similares a él, por ejemplo, pertenecen a la misma agrupación o sub-agrupación espiritual. Generalmente se trata de espíritus que hicieron parte de los grupos que entraron en aquellas guerras espirituales y que seguramente con su accionar fueron responsables de que otros espíritus se fraccionaran en PEs, las mismas que hoy o forman la materia o están encarnadas en ella y que luego los atrae para encarnar.

Sin embargo, es sabido que existe una enorme masa de espíritus que ya han alcanzado una elevada armonía y que trabajan intensamente en mejorar las condiciones de la encarnación para que esta se convierta en una forma de avance antes que una inevitable consecuencia del error. Y gracias a estos espíritus muchísimos de los espíritus que encarnan hoy día lo hacen de forma voluntaria.

¿Qué significa que encarnen de forma voluntaria? ¿Siendo la encarnación una consecuencia directa del accionar equivocado de los espíritus que encarnan, como se puede encarnar voluntariamente?

Significa que la encarnación, que sucedería naturalmente de forma involuntaria, opera a través de un mecanismo tal que le permite a un espíritu que así lo desee ofrecerse para encarnar voluntariamente, avanzando primero hacia el denominado “vórtice de encarnación” liberando así a otros espíritus que hayan sido atraídos de formas natural (esto se encuentra explicado en los cursos online y también en el libro La Teoría Espiritual).

Esto al parecer ha sido crucial en acelerar la evolución humana, pues al tiempo que disminuye la rebeldía de quienes son atraídos y forzados a encarnar, al mismo tiempo dota a las sociedades humanas de espíritus en mejor condición espiritual, menos agresivos y más dispuestos espiritualmente al progreso.

Entonces, no todos los espíritus encarnan, lo hacen aquellos que son afines a los cuerpos que se forman. Otros no lo son y es probable que logren su evolución a través de cumplir acciones positivas guiados por espíritus mas armónicos. Otros no lo hacen aun porque son tan atrasados que no son compatibles con ninguna de las sociedades que existen hoy día, pero la evolución puede eventualmente crear formas de vida como los humanos en otros planetas o universos donde estos si lo tengan que hacer.

Fraternalmente

Eduardo Sanz

Author: ISRSP

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *