¿Por Qué Dimensiones Vibracionales?

¿Por qué Dimensiones Vibracionales?

 

¿Por qué hablar de Dimensión Espiritual y Dimensión Material? ¿Es realmente necesario complicar tanto las cosas con nombres y conceptos complejos? ¿No sería más fácil simplemente hablar del Mundo Espiritual y del Mundo Material?

Entendemos que a muchos les pueda parecer innecesario complicar tanto las ideas de lo espiritual y material introduciendo conceptos y modelos complejos, pero debemos también entender que no se hace por un simple capricho. Si queremos darle al fenómeno espiritual un tratamiento de ciencia formal, entonces debemos también hacer el esfuerzo por crear un modelo teórico lógico, solido, y capaz de explicar el fenómeno espiritual y de ponerlo en perspectiva armónica con el conocimiento científico actual.

Por ejemplo, en la ECB se trató de explicar la formación del mundo material como el resultado de la aparición de una especie de barrera vibracional que separó un montón de elementos espirituales del resto y que luego se “condenso” en materia. Si, es un modelo sencillo y fácil de entender, pero irreal, porque si el origen del mundo material hubiera sido el resultado de una simple separación “espacial” de un mismo tipo de elementos, entonces se estaría tácitamente diciendo que materia y espíritu existen en la misma realidad. Y si así fuera entonces todo lo que aplique para la materia aplicaría para los espíritus y sabemos que no es así.

Si ese modelo fuera cierto significaría que mas allá de los límites del universo material se encuentra el mundo espiritual con todos los espíritus y partículas, las categorías espirituales, e incluso Dios mismo. Pensemos en eso, sería el equivalente a decir que el mundo material es todo lo que está dentro de una ciudad y que el mundo espiritual y Dios se encuentran por fuera de esa ciudad. También significaría que materia y espíritu son lo mismo, así que todo lo que sabemos de la materia aplica a lo espiritual. Por ejemplo, tendríamos que admitir que lo espiritual también posee peso, masa, volumen, etc.

Pero tal vez lo más complicado de ese modelo sencillo de la ECB es que cualquier espíritu que se acercara a un encarnado debería exhibir esas mismas propiedades, es decir, poseería masa, peso, volumen o debería ser detectado físicamente de alguna forma. Incluso sería factible atrapar un espíritu en alguna especie de campo de fuerza como en la comedia sobre fantasmas Ghostbusters, y eso no sucede en la vida real.

Igualmente, si la diferencia entre materia y espiritual fuera solo de ubicación, entonces materia y espiritual (lo repito) poseerían las mismas propiedades y así los espíritus encarnados también poseerían algo de las propiedades de la materia, por ejemplo, debería existir un espacio en el cerebro para que se ubique el espíritu encarnado en ese cuerpo; o deberíamos aceptar que las víctimas de una explosión no solo experimentaron una destrucción de sus cuerpos sino también de sus espíritus y sabemos que no es así.

Debemos concluir entonces que la diferencia entre el mundo material y el mundo espiritual no es solo una diferencia de ubicación sino una diferencia mucho más radical, pero ¿Cual? No sabemos, pero podemos crear un modelo hipotético para tratar de explicar y entender en que se diferencia lo material de lo espiritual. Y puesto que la propiedad natural y perenne de todos los elementos espirituales (incluso los que forman la materia) es la vibración, entonces parece lógico utilizar esa propiedad para darle forma a ese modelo, de ahí surge la idea de las Dimensiones Vibracionales.

¿Cómo entender fácilmente el modelo de Dimensiones Vibracionales?

Primero necesitamos un lugar para que existan las dimensiones, podemos llamar a ese lugar espacio, pero no olvidemos que espacio es un término utilizado para describir el lugar en que existe el universo material. Sin embargo, a falta de uno mejor utilizaremos espacio pero en un contexto más universal. Espacio en este modelo es sinónimo de lugar.

Imaginemos un espacio infinito, es decir, no importa cuánto viajemos en cualquier dirección jamás encontraremos su límite. Es infinito, porque si lo consideráramos finito, no importa cuán grande fuera al tener límite siempre existiría la posibilidad de que está contenido en algo aun mas grande que a su vez seria infinito o si también tuviera un límite entonces estaría contenido en algo aun mas grande, etc., lo que siempre nos llevaría a que al final todo estaría contenido en algo infinito. Así que nos ahorramos toda esa divergencia y reducimos todo a un solo espacio que es infinito.

En ese único espacio esta contenido todo lo que existe:

  1. Dios o la Energía Creadora,
  2. los espíritus en todas sus condiciones
  3. las partículas espirituales
  4. las partículas materiales y el o los universos materiales.

Todo está en ese espacio. Ahora, como existe solo un espacio infinito (por lógica no puede existir más de un espacio infinito a la vez) significa que todo lo que existe está contenido en él y si algunos de esos elementos contenidos en el no interactúan de forma alguna, significa que algo en sus propiedades los separa radicalmente. Por ejemplo, cuando un médium vidente observa un espíritu al lado de un médium parlante, pero ese espíritu no puede ser tocado, escuchado, visto (por los ojos), o detectado con aparato alguno por más sofisticado que sea, entonces debemos concluir que el médium (materia) y el espíritu aunque existen en el mismo espacio, en el mismo lugar, ESTAN SEPARADOS. ¿Pero cómo?

Puesto que la única propiedad común a todos ellos es su estado vibracional (o de armonía), es posible valernos de esa propiedad para hipotetizar que están separados porque vibran de forma radicalmente distinta, tanto que aunque existen en el mismo espacio (y solo existe un espacio infinito) no comparten la misma realidad, sino que existen en realidades separadas, realidades o dimensiones vibracionales distintas.

Y puesto que la materia es en realidad partículas espirituales extremadamente diminutas cuyo tamaño es el resultado una infinidad de choques, expresión de acciones atrasadas, entonces es factible así mismo concluir que la materia, toda, existe en su propia realidad (realidad o dimensión material) como resultado de vibrar de forma extremadamente baja. Y al mismo tiempo podemos concluir que lo espiritual existe en su propia realidad (realidad o dimensión espiritual) porque vibra en forma un poco más elevada que las cosas materiales.

Así es como podemos tener en un mismo espacio infinito dos realidades o dimensiones que a su vez son infinitas sin caer en el absurdo de tener dos espacios infinitos. Se trataría de dos dimensiones vibracionales distintas existiendo en un único espacio infinito.

Así por ejemplo, si pudiéramos crear una nave que pudiera viajar a velocidades increíbles e incluso traspasar los límites del universo material, al salir de él, simplemente continuaría desplazándose por la dimensión material y tal vez siendo capaz de visitar otros universos que existen en la dimensión material. Pero si esa nave pudiera viajar en cualquier otra dirección, encontraríamos que aunque viajara eternamente en cualquier dirección jamás encontraría ni donde termina la dimensión material, ni donde comienza la dimensión espiritual; simplemente porque estas dos dimensiones existen en estados vibracionales distintos.

Al mismo tiempo, si un espíritu pudiera viajar eternamente en cualquier dirección de la dimensión espiritual jamás encontraría donde termina la dimensión espiritual ni donde comienza la dimensión material, simplemente porque estas dos dimensiones existen en estados vibracionales distintos.

Finalmente, el hecho de que en la dimensión espiritual puedan existir simultáneamente espíritus muy atrasados y espíritus muy armónicos, significa que esa dimensión existe en un rango vibracional y no en un valor puntual. Un rango significa que la dimensión espiritual posee un valor vibracional mínimo y un valor vibracional máximo y que por fuera de esos valores necesariamente se debe pasar a otra dimensión, ¿Cuál?

La lógica nos indica que si algún elemento espiritual perdiera tanto estado vibracional (armonía) como para rebasar el límite inferior de la dimensión espiritual, entonces automáticamente caería a la dimensión material. Y lo inverso es también posible, si una partícula material aumentara su armonía y por ende su estado vibracional por encima del límite superior de la dimensión material, automáticamente pasaría a existir a la dimensión espiritual. ¿NO LES PARECE FASCINANTE?!!!

Obviamente este modelo genera una enorme cantidad de consecuencias teóricas que serian muy extensas de analizar aquí, pero que podemos tratar en temas separados, por ejemplo ¿Si materia y espíritu están separadas ¿Por qué existe la encarnación? ¿Cómo opera? ¿Que la determina?

 

Author: ISRSP

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *