Experiencias con el mundo espiritual: Una visita inesperada

presencia-oscura

Experiencias con el mundo espiritual: Una visita inesperada

Era una noche como otras luego de una jornada de arduo trabajo en la fábrica, así que nos dispusimos a dormir cerca de las 11 pm. Cuando se esta tan fatigado no es difícil conciliar el sueño, así que pocos minutos después ya nuestro apartamento se encontraba en un plácido silencio en medio de la penumbra nocturna. Normalmente dormimos sin interrupción toda la noche, pero algo fue distinto esta vez y a eso de las 2 de la madrugada mi esposa me despertó muy sobresaltada. Se encontraba aterrada y sin mediar palabra me señaló en dirección al armario que se encontraba de su lado de la cama. Aun aturdido por la brusca interrupción del sueño dirigí la mirada en esa dirección. Lo que vi me dejo petrificado, en medio de la penumbra de la noche pude observar claramente una silueta humana oscura de aproximadamente 1.80 metros de estatura que parecía mirar fijamente a mi esposa.

 

La visión de esta figura tan cerca de nosotros me dejó estupefacto, solo unos segundos después pude reaccionar, y sin quitarle mi mirada levanté el brazo en busca el interruptor ubicado sobre la cabecera de la cama. Quería encender la luz para descartar que la aparición fuera producto de mi imaginación, pero no fue así. Aun con la luz encendida seguía viéndola en el mismo lugar, estática, en posición frontal y ubicada al costado derecho de la cama. Intentando mantener la calma decidí no quitarle la mirada de encima mientras intentaba fijarme en los detalles. La entidad permaneció durante al menos un par de minutos, recuerdo que no podía ver a través suyo, era totalmente oscura aunque tenía en el pecho unas bandas horizontales anchas de color dorado.

 

En la habitación se sentía un helage que calaba hasta los huesos, mi esposa lloraba y yo intentaba permanecer en calma, mientras la abrazaba con fuerza. A pesar de tantos años estudiando el fenómeno espiritual debo admitir que nunca se está suficientemente preparado para una experiencia así. Me sentía asustado y amenazado por la entidad que se introdujo en nuestra habitación sin ser invitada, así que mientras la observaba intentaba elevar mi pensamiento pidiendo a los espíritus del Bien su ayuda para que retiraran al espíritu oscuro de nuestra habitación. Poco a poco la entidad se fue desvaneciendo, hasta que desapareció por  completo.

 

Permanecimos abrazados intentando recomponernos; cuando nos sentimos más calmados le pregunté a mi esposa que fue lo que vió, en cierta forma quería estar seguro que lo que yo ví no era fruto de mi imaginación exacerbada por el aturdimiento de la noche. Me dijo que se encontraba durmiendo cuando de repente se despertó sin poder abrir los ojos ni moverse. Me dijo que aunque no pudo abrir los ojos si pudo percibir en su mente una presencia que su mente interpretó como un árbol alto de ramas doradas que se encontraba en frente de ella. Era algo que le inspiraba un profundo temor como nunca antes había sentido. Su temor se incrementó cuando en vano trato por varios minutos de girarse para despertarme hasta que luego de un gran esfuerzo lo logró. Fue entonces que me despertó señalando en dirección a aquella figura que la tenia aterrorizada.

 

Este evento me reafirmó mi creencia en la existencia del mundo espiritual y de la mediumnidad como medio de comunicación de los encarnados con los espíritus que lo habitan. Nos preguntamos ¿por qué esta entidad tan virulenta nos escogió para presentarse ante nosotros, pero no tenemos una respuesta. De lo que si estamos seguros es que su propósito era perturbarnos y vaya que si lo logró. Mi esposa percibió su presencia en su mente, como un árbol alto de ramas doradas, yo lo ví con mis “ojos” como una figura humana oscura pero con unas bandas doradas en el pecho. Intuyo que las ramas doradas podría indicar que se trataba de un soldado del siglo 19 que solía usar una chaqueta con bandas bordadas en hilo de oro en su pecho, como era costumbre en esa época.

 

Me surgen muchas preguntas como ¿por qué yo no percibí la presencia de la entidad, a pesar de que se encontraba a unos pocos metros de mi?, ¿por qué esta entidad se presentó mientras estábamos dormidos, como suele suceder en estas apariciones?, ¿Realmente utilicé para ver a este espíritu mi mediumnidad vidente o esta entidad encontró la manera de materializarse por decirlo de alguna manera, para que yo pudiera verla y de esta manera causar mayor perturbación? Las entidades espirituales pueden estar cerca y sin embargo no las percibimos, porque nuestra mente ejerce un bloqueo que nos impide reconocernos como espíritus y percibir el mundo espiritual que nos rodea, sin embargo dos aspectos hicieron posible la comunicación con esta entidad,  en primer lugar que la entidad buscó comunicarse con nosotros y nos dirigió sus vibraciones, buscando establecer un canal de comunicación. En segundo lugar es más favorable la comunicación con el mundo espiritual en la transición del sueño a la vigilia, porque al no tener que atender a situaciones que pongan en peligro nuestra supervivencia, la mente al parecer libera en parte al espíritu encarnado del bloqueo que ejerce sobre él para comunicarse con su entorno espiritual.

Por último deseo plantear una posibilidad que desde luego debe ser analizada y dilucidada desde la perspectiva de la Teoría Espiritual: ¿utilicé para ver a este espíritu mi mediumnidad vidente o esta entidad encontró la manera de materializarse por decirlo de alguna manera?. Creo que cabe la posibilidad de que una entidad espiritual extremadamente atrasada pueda bordear los límites de la dimensión material, permitiendo que pueda ser percibida por nuestros sentidos físicos, quizás estas entidades conformen lo que conocemos como materia oscura. Sin embargo, aunque no poseo la mediumnidad vidente, es posible que ante un estímulo lo suficientemente fuerte, mi mente pueda percibir e interpretar las vibraciones emitidas por una o más entidades espirituales que desean establecer comunicación con nosotros.

Experiencia vivida y narrada por Julián Sanz.

 

Si alguien ha tenido experiencias similares que desee compartir, puede contactarse con nosotros para conocer su caso y publicarlo, a info@cienciaespiritual.com

Author: ISRSP

Share This Post On

1 Comment

  1. Si nos guiamos por los postulados de La Teoría Espiritual, entonces debemos rechazar de plano cualquier posibilidad de que la figura que se presentó y fue vista durante esta experiencia, se halla, de alguna manera, materializado.
    Materializado significa que de alguna manera una entidad que vibra dentro de los límites de la dimensión espiritual, de pronto pasó a existir temporalmente en la dimensión material. Y si así fue entonces tendríamos que admitir que en ese mismo instante -y como resultado de ese suceso- hubo una aparición espontanea de una cierta cantidad de materia-energía, lo cual viola abiertamente el principio que dice que el universo constituye un sistema cerrado al que no le entra ni le sale materia-energía.
    Por otro lado, si un espíritu pudiera hacer eso, entonces muchos más podrían hacerlo y así las cosas y dado que en el mundo espiritual existen mucho más espíritus que seres encarnados, entonces esto sería un fenómeno común que ya habría sido necesario incluir entre los principios y ecuaciones que explican el mundo físico.
    Sin embargo, debo admitir que he tenido charlas con otras personas espiritualistas y algunas sostienen firmemente que han sido testigos directos de materializaciones. Y si no fuera porque son personas de mí más cercana confianza diría que lo están inventando. Así que sobre este fenómeno no me queda otra alternativa que considerar la posibilidad de que sea cierto.
    Partiendo de una postura cauta y escéptica respecto a las materializaciones, puedo especular que lo visto fue un evento netamente mediumnímico, es decir que el espíritu sí se presento allí, en ese mismo lugar pero dentro de su dimensión espiritual, y que el hecho de que haya sido visto y percibido mentalmente denota más una actividad mediumnímica que física.
    ¿Por qué se ve este espíritu y no otros que seguramente pululan por todas partes? En parte el autor tiene razón en su explicación y se trataría de una especie de aumento en la sensibilidad mediumnímica cuando se está en el periodo entre la transición de despierto a dormido y viceversa. Y se percibió este espíritu en particular y no otros, simplemente porque este estaba completamente enfocado en la esposa, toda su atención e intensión (cualquiera que fuera, aunque no muy positiva por el efecto producido) estaba en hacerle daño a aquella, y eso lo hace “visible” mediumnímicamente a ellos.
    Frente a este tipo de situaciones, la mejor acción es un pensamiento aunado a una intención positiva. Después de todo no se combate el fuego con gasolina y hay que entender que estos seres oscuros y atrasados en realidad necesitan más ayuda que rechazo. Hay que entender que seres con niveles de armonía tan bajos que se reflejan no solo en su oscuridad sino en los efectos que producen, en realidad sufren de manera terrible el peso de sus propias acciones y seguramente arrastran un lastre muy pesado resultado de sus acciones en vidas pasadas. Amor y ayuda es lo que se les debe ofrecer, así se logra un doble beneficio, se reduce su efecto al tiempo que se les ayuda a encontrar un rayito de esperanza de cambiar su estado.

    Post a Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *